El concepto de nómade digital, hace referencia a las personas que trabajan en distintas partes del mundo a partir del avance Internet, la tecnología y las comunicaciones y, al mismo tiempo, aprovechan esta posibilidad para tener diferentes experiencias culturales, sus propios tiempos y espacios.

Esta nueva tendencia de estilo de vida y trabajo, se relaciona con el término «traviajar» que significa trabajar y viajar al mismo tiempo y que es una gran posibilidad para recorrer el mundo con dinero que vas ganando en cada lugar que visitas.

La idea de ser nómade digital o traviajero (si es que existe esa palabra) suena muy copada y al mismo tiempo da un poco de miedo. ¿No les pasa? Redacto este artículo para ofrecerles una mini y humilde guía para que puedan animarse a llevar adelante su proyecto de trabajar viajando y conocer nuevos lugares. ¿Me acompañan? Veamos paso por paso:

1- Pensá en modo estilo de vida: ser nómade digital lleva todo un tiempo y proceso, no sucede de la noche a la mañana, pero tampoco es imposible de lograrlo. Antes que anda, debemos entenderlo como un estilo de vida y no como una profesión. A partir de eso, pensar qué rutina vamos a tener en nuestra nueva vida y cómo financiarla.

2 – Elaborá un plan de negocios nómade y digital: es muy probable que estés poco tiempo en muchos lugares. Entonces, necesitamos tener a la venta diferentes productos o servicios que puedan viajar con nosotros y/o venderse vía web a cualquier sitio.

DATO! Hace unos días, leí algo sobre slow travel, que significa algo así como viajar con mucha lentitud, a diferencia de un viaje tradicional. Esto sirve para conocer mejor le lugar en donde estamos, poder disfrutarlo con otra mirada y a la vez, tener un tiempo extra para poder juntar algo de dinero y seguir el rumbo.

3- Explorá lugares que te interesen realmente: la clave para que tu vida de nómade digital sea todo un éxito es que vivas en lugares que ames por completo. De esta manera, vas a poder disfrutar cada segundo y las actividades que realices se van a ir concretando con facilidad.

4- Armá tu propia rutina (y cumplila al 100%): ahora tu trabajo depende completamente de vos. Por eso, nadie va a hacer trabajo o a poder cubrirte algunas horas. Es el momento de planificar una rutina que sea abordable y fácil de resolver en el día a día. (En caso que sientas complicaciones con esto, quizá puedas recurrir a un coach ontológico para que te ayude y guíe en el paso a paso).

5- Navegá por webs colaborativas: hoy en día, existen webs de trabajo colaborativo donde otros freelancers prestan sus servicios online (desde cualquier parte del mundo) y son una gran ayuda en caso que necesiten resolver alguna tarea para algún cliente con el que no des abasto o no sepas qué hacer.

6- Pedí referencias de hospedajes: es clave que pares siempre en lugares que te hayan recomedado y que sepas que son de confianza. Así siempre vas a ahorrar dinero (porque no lo vas a malgastar en cualquier lugar) y te vas a sentir como en casa.

Estas son mis 6 claves principales para empezar a planificar una vida nómada. Luego, hay muchísimas más (incluso podés crear vos mism@) que irás descubriendo en el camino, dependiendo de tus intereses, necesidades y gustos.

Como consejos ante todo (independientemente a qué te dediques) es que nunca dejes de invertir en capacitación, tecnología y herramientas de trabajo. También que siempre te hagas un lugar para descansar, relajarte y jugar (sí, el recreo y el ocio son el secreto fundamental para poder pensar y generar nuevas ideas). ¡Vamos por todo!