fbpx

En el presente resulta indispensable contar con presencia de marca de manera virtual. Con el paso de los años, este se ha convertido en un canal imprescindible. Por eso, vender productos por internet es una necesidad que se hace presente para cualquier empresa.

Te cuento un poco lo que dicen las cifras: 9 de cada 10 argentinos han comprado (al menos una vez) por internet. lo que se traduce en grandes posibilidades de aumentar las ganancias para tu empresa.

Si ya tenés una empresa o bien estás pensando comenzar un emprendimiento nuevo, entonces es importante que sepas cómo vender productos por internet.

¿Qué debemos tener en cuenta para vender productos por internet?

  1. Contar con un canal de venta online
  2. Lograr atraer la mayor cantidad de visitas posibles al canal
  3. Tener en cuenta los requisitos tanto legales como impositivos
  4. Pensar en una estrategia de marketing adecuada a los productos y a la empresa que tengas. El marketing digital es vital.

Ventajas de vender productos por internet

  • Un negocio online es como un comercio abierto las 24 horas.
  • Es posible captar clientes de otras provincias y hasta otros países lo que puede ampliar notablemente tu cartera de clientes.
  • Los costos de una tienda o negocio online son muchísimo más bajos. Por ejemplo: no es necesario pensar en sueldos de empleados, gastos de impuestos como luz, agua, habilitaciones, alquiler de local, etc.

Etapas de las ventas online

Ahora te voy a contar el “cómo”. Es decir, qué tenés que tener en cuenta para poder vender productos por internet. Existen tres etapas o fases. Estas son:

1)      Atraer visitas

Esto es lo que llama clientes potenciales o leads. Sucede lo mismo en un comercio como cualquier otro: si no se tienen clientes; no hay posibilidad de ventas. Atraer visitas a tu tienda online equivale a que los clientes ingresen en tu negocio físico. Esto es lo que se llama tráfico: sin tráfico online, no hay ventas posibles. Igualmente es importante saber que no nos interesa atraer a cualquier tipo de cliente, sino a los clientes que serán nuestro público objetivo.

Recibe 5 clases de Marketing Digital GRATIS

¿Qué es el público objetivo o target?

Básicamente es el público al que la empresa desea venderle por el tipo de producto que comercializa. Por ejemplo, si tu empresa vende productos para bebés, poco te servirá que a tu tienda online lo visite un adolescente que no tiene hijos ni desea tenerlos tampoco. Por el contrario, estará orientado a determinado público: adulto, mayormente mujeres con determinadas características socioeconómicas. De acá se sacan variables duras o cuantitativas (sexo, edad, nivel socioeconómico, etc de tu público objetivo) y blandas o cualitativas (gustos, preferencias, hábitos de compra, prefuencia de compra, fidenidad a la marca/producto, etc).

Esto que te digo, es a muy grandes rasgos ya que el análisis de los consumidores y determinar cuáles son las características de determinado público objetivo llevará algo de tiempo.

¿Cómo atraer visitas?

Pregunta sumamente importante y en esto me voy a detener un poco más ya que esto va a depender de dos cosas; de tu presupuesto y de los objetivos que tengas.

1.      Un dato infaltable: elección de contenidos (marketing de contenidos)

El marketing de contenidos es crear y compartir posteriormente contenido que sea relevante para tu público objetivo. Con esto, es posible que los leads no solo te conozcan sino que sepan que sos un experto o referente en el área. Para esto es necesario que el contenido sea de SU interés. En otras palabras: los eduque, entretenga o instruya en algo, dependiendo de cuáles sean tus productos.

2.      Presencia en Instagram y Facebook

Aunque tal vez esto te resulte evidente, es importante recordarte que cada red tiene un contenido en el cuál se especializa. Entonces, para poder tener presencia en IG y en Facebook deberás pensar en una estrategia diferente. Por ejemplo: Instagram se basa más en contenido visual y audiovisual aunque estos últimos deberán ser muy breves.

Por su parte, Facebook permite más una armonía entre escritura e imágenes y los videos que se pueden subir son más extensos.

Un dato no menor a tener en cuenta es el tipo de público que consume más una u otra red, siendo Instagram más consumido por un público más joven que el target que mayormente permanece en Facebook, estadísticamente hablando.

De todas formas, ambas son redes indispensables que deberás tener en cuenta para poder hacer que tu empresa se encuentre presente y logres captar mayor cantidad de visitas en cada una de ellas.

3.      Publicidad online

Aunque esta herramienta es paga, te servirá para llevar tráfico (clientes) que sean de interés para el negocio. En este punto es indispensable contar con una buena segmentación de mercado. De esto te voy a hablar más adelante…

4.      Influencer

Ya hemos hablado de esto en otra ocasión pero es importante que sepas, brevemente, que cada vez mayor cantidad de marcas elijen un influencer con la finalidad de que puedan estar más cerca de su público objetivo y lograr la identificación con estos. Por otra parte, tanto la publicidad online como la posibilidad de acudir a un influencer, son opciones de pago.

Si querés saber más sobre influencer, te lo explico acá.

5.      Canales

Me referiré a 3 canales: tienda online, tienda de Facebook  e Instagram Shopping.

Tienda online: En pocas palabras la tienda online es un e-commerce. Esto quiere decir que es como un negocio, pero online.

Las tiendas de Facebook o de Instagram son herramientas gratuitas. La diferencia es que la tienda de Facebook se maneja con catálogo de productos, mientras que en Instagram los posibles clientes deberán cliquear en la etiqueta para ver el precio y ser redireccionados a la tienda online.

6.      Trabajar con un consultor de marketing digital

Una de las opciones que abarca cada uno de los puntos arriba mencionados es contar con el apoyo y guía de un consultor de marketing digital.

La tarea del consultor será ayudarte considerando no solamente el producto, sino también la marca (misión, visión y objetivos de esta) así como también el tipo de meta/objetivos propuestos (y si no sabes cuáles son, entonces te ayudará a definirlos) y segmentación de mercado para conocer en profundidad el público objetivo al que aspiras vender tus productos.

También se encargará de la creación de contenidos, las publicidades para cada uno de los canales arriba mencionados, marketing en redes sociales, email marketing, SEO entre otras funciones.

2)      Convertir estas visitas en clientes reales; esto es, producir el acto de compra.

Esta segunda etapa recibe el nombre de funnel y  ya, para estas alturas, vas a verque el tráfico de tus visitas ha aumentado, pero esto aún no significa un aumento en tus ventas. Para ello, veremos algunas cosas que tenés tener en cuenta:

El estilo/diseño de tu sitio web

En este punto, es importante recordar algo; cuando aumenta tu tráfico es como cuando los clientes ingresan en tu comercio. Por eso, mostrarles algo sumamente atractivo para el target buscado es crucial. Tenés que tener en cuenta la selección de categorías de productos así como también la página principal. Todo influye, hasta la elección de los colores y la ubicación de los botones.

No olvides pensar en promociones o descuentos (aunque no hay que abusar de esto), suele ser una herramienta que acompaña gran porcentaje de los actos de compra.

Adicionalmente, deberán considerar las fotografías que vayas a exponer así como la descripción de cada producto que ofrezcas.

Por ultimo (sumamente importante): los medios de pago (con tarjeta de crédito, débito, transferencia bancaria o mercado pago, pago en efectivo y otros) y la forma de envío del producto (por mensajería, por correo postal, retiro del producto en el comercio, etc).

3)      Retener clientes (vender otros productos a nuestros clientes actuales).

Muchas personas creen que una vez que se produce el acto de compra ¡Ya está! Te cuento que no es así. Lo más importante no es que ese cliente haya comprado, sino que VUELVA a hacerlo y para eso, lo que tenemos que hacer es fidelizarlo. Es decir que se convierta de un cliente nuevo en un cliente frecuente.

Uno de los puntos más importantes que tenés que tener en cuenta es ¿está el cliente satisfecho con el producto que compró? ¿Sabe cómo usar el producto? ¿Superó sus expectativas o no las alcanzó? ¿El producto llegó en el tiempo pautado?, etc, etc y más etc. Acá es importante poder sondear cada aspecto del acto de compra, porque si la experiencia fue positiva, es muy posible que ese cliente vuelva a repetir la compra. Si por el contrario, algo falló, lo más probable es que no lo haga. Pero si logramos indagar con estas preguntas en dónde estuvo la falla, ese cliente se sentirá escuchado lo que lo convierte, nuevamente, en un posible cliente fidelizado.

Abrir chat
¿Cómo puedo ayudarte?
¡Hola! ¿Cómo puedo ayudarte?