fbpx

Si llevás adelante un negocio digital o una marca personal, y contás con un sitio web, es muy probable que hayas oído hablar sobre la importancia del diseño UX. ¿De qué se trata? UX (User Experiencie), o experiencia de usuario es:

El conjunto de elementos que hacen a la interacción de la persona usuaria con un entorno o dispositivo concretos (en este caso web o aplicación), y la percepción positiva o negativa que resulta de ella. 

Imaginá que ingresás a un sitio y lo primero que ves no te permite entender de qué se trata la propuesta. Y luego, al clickear un botón, este no funciona, o no te lleva al lugar que esperabas. O bien, que estás buscando un producto en específico y ninguna de las categorías que ofrece el menú parece coincidir. Puede ser muy frustrante, ¿verdad? 

La usabilidad es un factor determinante para el éxito de tu página web. ¿Sabías que las personas usuarias nos tomamos solo 3 segundos para decidir si permanecer o abandonar un sitio? Por eso deberías ofrecer una experiencia cómoda y efectiva, que invite a seguir navegando. De lo contrario, podrías estar perdiendo ventas.

 

Antes de darte mis consejos para mejorar la experiencia de usuario en tu web, quiero aclarar la diferencia entre UX y UI: mientras que el UX se refiere, como dije antes, a las sensaciones y recorridos de interacción de las personas usuarias con un producto digital; el UI es la manera en la que se plasma visualmente el diseño de esa experiencia. Es decir, sus colores, estilo, formas y decisiones estéticas construyen el diseño de la interfaz de usuario (User Interface). Si bien son conceptos relacionados, se trata de disciplinas distintas.

Recibe 5 clases de Marketing Digital GRATIS

Ahora sí, vamos a lo práctico: ¿qué deberías tener en cuenta para ofrecer una buena experiencia de usuario en tu sitio web?

Diseñadora trabajando en un prototipo web.

Jerarquizá la información

La información siempre se organiza desde lo más importante, hasta lo menos importante.

Deberás tener en cuenta que nadie dedica demasiado tiempo a detenerse en la observación de cada detalle de una interfaz. Al ingresar a una web, necesitamos llegar a nuestro objetivo minimizando tanto el tiempo, como el esfuerzo cognitivo que supone.

Y para eso, es importante reconocer a simple vista qué ofrecés, de qué trata tu propuesta de valor. Si eso no está claro en los primeros segundos, de nada servirá el esfuerzo que hayas puesto en el contenido que hay debajo del primer scroll.

Pantalla de móvil con íconos.

No seas creativo/a

¿¡Cómo!? Leo, ¿no era ese un punto importante para destacar de la competencia? Bueno, no en este contexto. Una buena experiencia de usuario requiere claridad y transparencia. Y para lograr eso, debemos utilizar un lenguaje universal. Tanto desde lo visual, como desde lo verbal. 

Las mejores palabras para guiar las acciones dentro de la web son las más genéricas. Necesitamos que no haya lugar a dudas o ambigüedades. Así que…metáforas fuera para títulos, botones, categorías de productos/servicios, confirmación de acciones, etc. 

Y lo mismo aplica para los símbolos: si sabemos que, por ejemplo, para una tienda online el ícono del carrito es un símbolo universal, no intentemos innovar en ese aspecto.

 

Textos cortos y en minúsculas para botones

Los botones importan mucho, porque son la puerta hacia la conversión. No es recomendable colocar en un botón un texto largo (que supere las 3 o 4 palabras), ya que implica un mayor esfuerzo de lectura. 

Tampoco es buena idea colocar toda la oración en letras mayúsculas, ya que afecta la legibilidad. O incluso podría generar la sensación de que nos están GRITANDO.

 

Evitá el spam y facilitá la cancelación

La experiencia de navegación puede tornarse abrumadora y confusa si tengo demasiadas notificaciones a la vez. Es mejor mostrar únicamente aquello imprescindible para la acción que hay en curso: esto habla de transparencia, no queremos manipular al usuario forzándolo a tomar decisiones que no buscaba. La misma transparencia aplica para la cancelación: siempre debería ser fácil volver atrás, o arrepentirse de una acción. Para esto ayudan mucho las notificaciones de confirmación. El famoso “Estás por [realizar esta acción]. ¿Confirmas que deseas hacerlo?”.

Persona con teléfono móvil y laptop.

Desarrollo responsivo

Tu página web debería adaptarse a todos los tamaños de pantalla: móvil, tablet, escritorio, pantallas XL. Hoy en día, sin dudas, la versión que más verán las persona usuarias será la del móvil, ya que pasamos mucho más tiempo allí que en cualquier otro dispositivo. De hecho, es cada vez más común diseñar “mobile-first”; es decir, pensando primero en la pantalla del móvil, y luego adaptando ese diseño a todas las demás.

 

Imágenes y espacios en blanco

Esto es imprescindible para descansar la vista entre los textos. Y por ende, a jerarquizar la información. Para ello también podemos hacer uso de buenas imágenes (que además complementen lo que escribimos), e iconografía adecuada.

 

Reducí la velocidad de carga

Tu página web no debería demorar más de 5 segundos en cargar, para ofrecer una buena experiencia de usuario. De lo contrario, lo más probable es que esa persona se vaya. ¡Todo debe ser muy ágil!

Botones de llamada a la acción.

Menú y CTA siempre a la mano

Si hay dos elementos que es importante tener cerca siempre son el menú de navegación (para movernos rápidamente entre las distintas pestañas/secciones de la web), y un botón de CTA -Call to Action-, que invite a contactarse, comprar, descargar algún recurso, o cualquier tipo de interacción que acerque a convertir en una nueva venta. Si tengo que desplazarme demasiado para conseguir lo que quiero, ya no lo quiero.

 

¿Cumple tu página web con estos requisitos? Si no…es hora de poner manos a la obra. 

Un último consejo: siempre, siempre para atender al diseño UX, lo primero que debemos poner en práctica es la empatía. Ponernos en el lugar de la persona usuaria y preguntarnos qué necesita, cuál es el camino más cómodo para cumplir los objetivos de navegación, y qué elementos ayudan/agradan, y cuáles no.

Espero que este contenido te haya resultado útil, y si necesitás asesoramiento con tu marca personal, ¡escribime! puedo ayudarte.